Telf:(+591)(3) 3353357
Email: info@nuevademocracia.org.bo
C/Velasco N° 700 Edif. La Riva Of. 301
Reporte Anual de Violaciones a los Derechos Humanos Sucedidas en Bolivia, Periodo Enero-Diciembre 2018

El 2018 cerró con 196 casos de violaciones a los derechos humanos

El observatorio Boliviano de Derechos Humanos presento en sala de prensa su Reporte Anual 2018, en el mismo se denuncian 196 casos de violaciones a los derechos humanos. De acuerdo a anteriores reportes durante el 2016 se registraron un total de 157 casos de violaciones a los derechos humanos, durante la gestión 2017 se registraron 153 casos, por lo que la cifra registrada en el año 2018 pone de manifiesto el deterioro de la calidad de la democracia en el país, conclusión a la que llegan muchos otros estudios que evalúan los indicadores socio políticos del país. En la siguiente sinopsis se pueden ver los casos denunciados:

Persecución judicial por motivaciones políticas (110 casos), los hechos registrados durante el año 2018 evidencian una vez más que el Órgano Judicial se encuentra sometido a los designios del Órgano Ejecutivo, ya que de manera deliberada  se viene instrumentalizado a la justicia para perseguir a los disidentes internos y a los discordes con el denominado proceso de cambio. Finalmente, los casos que hemos monitoreado durante los últimos años desnudan una cruda realidad de intolerancia y autoritarismo, lo que viene afectando de manera directa a la calidad de la democracia en Bolivia.

Restricciones a la libertad de expresión y de prensa (49 casos), sobre este derecho cabe destacar que el presidente Evo Morales, el pasado mes de agosto en el Departamento de Chuquisaca, dio un discurso señalando que implementará una “Ley de la Mentira”, dirigida a los medios de comunicación y a las autoridades del sector público. Este anunció per se, constituye en una grave amenaza al derecho a la libertad de expresión y un obstáculo para el cumplimiento mínimo del Estado de Derecho, la Democracia y los estándares internacionales.

Adicionalmente podemos ver que en la Clasificación Mundial de Libertad de Prensa que publica Reporteros sin Fronteras (RSF),  el año 2016 Bolivia ocupaba el puesto Nº 97, el año 2017 desciende 10 escalones para ubicarse en el puesto Nº 107, finalmente en la clasificación mundial del 2018 Bolivia ocupa el puesto Nº 110, indicando en su reseña para nuestro país lo siguiente: La prensa sobrevive en medio de una gran precariedad. El gobierno de Evo Morales, quien llegó a la Presidencia en 2006, hace callar a los medios de comunicación críticos y los funcionarios no dudan en atacar en público a los periodistas o en emprender procesos judiciales para amordazarlo

Discriminación política (25 casos), en materia de discriminación política, la realidad contrasta con el discurso oficialista  que habla de una supuesta fortalecida y floreciente democracia, lo cierto es que toda persona o institución que fiscalice o critique la gestión de los tres niveles de gobierno, en la mayoría de los casos se expone a ser descalificado y cuestionado en su dignidad, honra o su defecto se le acusa de ser un apátrida al servicio de potencias externas.

Violencia y acoso político contra la mujer (12 casos), como Observatorio Boliviano de Derechos Humanos, durante el 2017 monitoreamos 9 casos de violencia acoso político contra la mujer, para el en 2018 hemos monitoreado 12 casos. Sin embargo el 3 de mayo el portal informativo del Órgano Electoral; Fuente Directa, dio cuenta de que en lo que iba de la gestión 2018 se habían registrado 65 casos de violencia y acoso político contra las mujeres. Lamentablemente muy pocas de estas denuncias se ventilan en los medios de comunicación para conocimiento de la opinión pública, a lo que debemos de sumar que también son pocas las que obtienen sentencias condenatorios, quedando en la impunidad  los autores.

Lo anteriormente descrito, evidencia un vez más el estado de indefensión en el que se encuentran los ciudadanos bolivianos, lo que debe de denunciarse de manera oportuna ante el sistema interamericano y el sistema de Naciones Unidas para la protección a los derechos humanos.

Santa Cruz, 4 de febrero de 2019.