Telf:(+591)(3) 3353357
Email: info@nuevademocracia.org.bo
C/Velasco N° 700 Edif. La Riva Of. 301

El Estado de derecho como respeto a las garantías individuales

El Estado de derecho como respeto a las garantías individuales

Por: Valeria Roca

 

Se dice que cuando una sociedad vive en democracia, existe un Estado de Derecho, pero ¿Qué supone el estado de derecho?

 

En los tipos de gobiernos como la república o el federalismo teóricamente se respeta el estado de derecho.

 

Se llama “Estado de derecho” al respeto de las leyes y su apego a estas por parte no solo de los gobernantes de un país, sino también de sus gobernados.

 

En este sentido el respeto a las leyes supone, una igualdad ante la ley, donde todos puedan acceder a la justicia y no hagan preferencias al momento de su aplicación, el límite de los poderes públicos del Estado, consagrando en norma suprema o carta magna de cada Estado. Esto supone también el límite al poder del Estado, no puede obrar más allá de sus competencias delegadas por cada gobernado o ciudadano.

 

El límite a los poderes públicos garantiza también una adecuada administración de los recursos del país, provenientes de los impuestos de cada individuo.

 

A través del respeto de las leyes se garantizan los principios de seguridad jurídica y debido proceso. El primero prevé el conocimiento cierto, anticipado y comprendido de las normas o leyes de un Estado por parte de los ciudadanos. DE esta forma no puede ser sorprendidos por conductas y acciones Estatales fuera del marco de la ley, y en caso de darse este escenario, todo individuo tiene el derecho y potestad de reclamar por las vías legales correspondientes, el reencaminar al Estado.

 

A su vez el segundo principio en coordinación con el primero garantiza a cualquier persona el cumplimento de todos los pasos y normas que deben de adoptar los operadores de justicia de cualquier país democrático.

 

Este cumplimiento por parte de autoridades judiciales, ningún momento debe sufrir injerencia por parte de otro órgano o poder del Estado. En cuyo caso se violentaba la división de poderes y el respeto a las leyes y disposiciones jurídicas que emanan de toda la constitución o norma suprema de todo Estado.


El cumplimiento de estos principios y el respeto a ley garantizan entre individuos y el Estado con los individuos, para así coexistir en armonía en sociedad democráticas.

 

*La opinión del autor no constituye una posición oficial de la Fundación Nueva Democracia.