Telf:(+591)(3) 3353357
Email: info@nuevademocracia.org.bo
C/Velasco N° 700 Edif. La Riva Of. 301

UN CAMINO LLAMADO LIBERALISMO

UN CAMINO LLAMADO LIBERALISMO

Por: Enrique Gonzales

 

 

 

¿Es el liberalismo un sistema inmoral? ¿Existen limitaciones dentro del mismo o es un sistema que profesa la libertad de acción desmedida? ¿Atenta el liberalismo contra la sana convivencia en nuestros días? ¿Qué virtudes debe tener para que funcione de manera adecuada?

 

Estas son preguntas que muchas personas se hacen con frecuencia en nuestros días y éstas nacen debido a la preocupación de que el liberalismo sea un sistema poco ético y carente de moral.

 

Esta preocupación es totalmente válida y justificada debido en parte al trabajo de desprestigio por parte de otros sistemas hacia el liberalismo, acusándolo de ser un sistema que predica un culto al egoísmo.

 

La realidad por supuesto es muy distinta... Alberto Benegas Lynch se refiere al liberalismo como el respeto irrestricto por los proyectos de vida de otros. En este sentido el liberalismo nos insta a aceptar ética y moralmente que los derechos de las personas no pueden ser violentados o vulnerados sin importar si hacerlo nos otorga algún beneficio. No obstante es necesario recordar cuales son los derechos existentes para el liberal y estos son: derecho a la propiedad (privada), derecho a la vida y derecho a la libertad.

 

El derecho a la propiedad nos indica que cada persona tiene la total disposición para usar su cuerpo y mente para crear y adquirir bienes y servicios los cuales puede usar como mejor le parezca sin que un tercero interfiera. El derecho a la vida nos indica que nadie puede ser privado de su vida por parte de un tercero y se reconoce este derecho a todas las personas sin excepción. El derecho a la libertad nos dice que cada ser humano tiene la potestad de obrar conforme a su voluntad, pensar sin restricciones y no ser sujeto de coacción por parte de terceros. Dados estos conceptos podemos entender que los derechos fundamentales son una negación. Negación en el sentido de que éstos derechos no pueden ser dados, sino que no deben ser violentados, en otras palabras el concepto de respeto por los derechos de los demás radica en no interferir con ellos.

 

Por lo tanto la ética liberal gira en torno a no lo intervención. Todas las interacciones humanas deben llevarse a cabo de forma voluntaria y sin intervención alguna que busque regulación.

 

Pero, ¿si dejamos que las personas actúen libremente no tomarían acaso decisiones que dañen a sus semejantes en beneficio propio? Esta es otra pregunta que genera preocupación por parte de quienes no conocen el liberalismo. Para aclarar esto es necesario que definamos objetivamente lo que es la libertad.

 

La libertad es la contrafigura de la coacción, es la figura en la cual el individuo no está sometido a nadie y es además una condición natural del ser humano, como Miguel de Cervantes dijo: El hombre nace libre. La libertad se entiende como la capacidad que tiene cada persona para desarrollar sus habilidades, para obrar y pensar según su propia voluntad.

 

Pero, ¿la libertad es algo individual y personal o es algo que solo puede darse en sociedad? Tomando en cuenta que si no existe sujeto de coacción y sometimiento, la libertad carece de sentido y la idea misma desaparece.

 

Curiosamente, Karl Marx define la libertad como una relación lograda con otros, en su libro Ideología Alemana dice que solamente dentro de la comunidad, todo individuo tiene los medios necesarios para desarrollar sus habilidades en todos los sentidos; por lo tanto solamente dentro de la comunidad es posible la libertad personal.

 

¿Es correcta esta idea de libertad? Karl Marx no fue el primero en presentar un concepto con estas características, en la antigua Grecia la libertad era colectiva, para los griegos no existía el concepto de libertad individual sino que el individuo era parte de un todo, la ciudad.

 

Entonces, si la libertad individual es posible solo en comunidad eso quiere decir que cuando el liberalismo dice que se debe respetar el derecho a la libertad de cada individuo sin que éste sea sometido a nadie ¿significa que la libertad individual por si sola provocaría que la gente caiga en barbarie al olvidar que vive en comunidad?

En primera instancia muchos pensadores han dicho que sí, debido a que el concepto y la idea de libertad que han manejado son ambos incorrectos. La mayoría de los intelectuales de hoy usan como referencia el concepto griego de libertad sin observar que los griegos sometían al individuo a la voluntad del colectivo, eso es lo que se conoce como la dictadura de la mayoría. En la primera definición que escribí dije que la libertad es la contrafigura de la coacción, y me refería a coacción de todo tipo, el individuo no debe estar sometido a nadie y esta es una condición natural de los seres humanos. Eso es la libertad individual, una característica natural y propia de los seres humanos. Ahora, lo que sucede con muchos pensadores modernos es que suelen caer en la falacia de la autoridad cuando ellos mismos dicen: “No, estas equivocado... si los griegos decían que la libertad solo es posible en comunidad es porque es cierto. Su civilización es más antigua que las ideas liberales que aparecieron hace poco menos de 300 años”

 

Estos comentarios que además de falaces son frecuentes pienso refutarlos apoyándome en la misma base que quien los emite: la antigüedad y la autoridad cultural. Si piensan que los griegos tenían razón por el hecho de ser una sociedad antigua y altamente desarrollada culturalmente hablando, me gustaría hablarles de la civilización china con su Taoísmo y de la civilización japonesa con el budismo Zen.

Los Taoístas fueron los primeros libertarios del mundo y de sus enseñanzas al igual que de las del Zen se pueden extraer grandes ideas que reflejan los peligros de la intervención de terceros en la vida de otros, además que tanto Taoísmo como budismo Zen hacen énfasis en la libertad individual y el respecto por el proyecto de vida de los demás. Pero lo que es más interesante y curioso, es que el Taoísmo y el Zen tienen ideas mucho más liberales que los sistemas filosóficos occidentales. La primera idea que defienden estos orientales es la libertad individual, la libertad de gobernarse a uno mismo. Expresan que el hombre es un ser único y se opusieron a la interferencia y la coacción por parte del Estado. Taoísmo y Zen pueden ser entendidos como una forma de vida que nos enseña a ver la realidad tal y como es, vivir en equilibrio y en armonía con el orden natural de las cosas.

 

¿Tiene el liberalismo occidental estas características? Sí, el liberalismo es una ideología que precisamente busca mostrar a las personas la manera en la que funciona la vida (económica, política y socialmente), trata de expresar que la vida equilibrada y con respeto al orden natural (derechos fundamentales) son las cosas que nos harán vivir como sociedad civilizada y progresar.

 

Pero, ¿realmente una persona libre individualmente puede vivir su vida sin dañar a los demás? La libertad individual solo es posible entendiendo como funciona la vida en sociedad. Marx decía que la libertad personal es posible sólo dentro de la comunidad pero en realidad la libertad individual es posible entendiendo cómo funciona la sociedad y esto es diferente.

 

Las personas normalmente ven solo dos extremos: la dependencia y la independencia. Aquellos que son dependientes, ya sea física o mentalmente de otros suelen buscar la independencia para poder valerse por sí mismos y poder mejorarse continuamente. Pero aquí hay detalle: la independencia no es la cumbre del desarrollo humano. Las personas que malentienden la libertad individual suelen pensar que al llegar a la independencia alcanzan el nivel máximo para poder desarrollarse y pecan al pensar que pueden hacer las cosas por sí solos en la vida. El liberalismo es muy claro al expresar que la vida en sociedad es interdependiente, es decir en una sociedad mis actos y decisiones repercuten en la vida de los demás reflejándose también en sus actos, pensamientos y decisiones.

 

Milton Friedman llamaba a esto cooperación ejemplificándolo con su “No hay una sola persona en el mundo que pueda fabricar un lápiz” con esto indica como el libre mercado funciona gracias a la cooperación mutua de todos los individuos.

 

Con esto, he tratado de explicar a grandes rasgos lo siguiente:

 

- El sistema ético del liberalismo: respeto por nuestros semejantes, sus derechos y su unicidad.

- La percepción del liberalismo sobre la sociedad: interdependiente, desestimando así la idea de que el liberalismo es un culto al egoísmo (independencia simple).

- Los orígenes de la libertad: la libertad nace con el individuo mismo y la comunidad no es necesaria para la existencia de la misma pero sí es necesario comprender el funcionamiento de ésta última para poder desarrollarnos como sociedad.

El liberalismo nos demuestra una y otra vez que sólo la libertad puede garantizar una vida próspera para todos nosotros, y quiero finalizar citando a Lao Tzu, sabio chino padre del Taoísmo en una frase que muestra perfectamente la idea de la libertad:

 

“Dejo ir la ley, y las personas se vuelven honestas. Dejo ir la economía, y la gente se vuelve próspera. Dejo ir la religión y la gente se vuelve serena. Dejo ir todo deseo por el bien común, y lo bueno se vuelve común como hierba”

 

*La opinión del autor no constituye una posición oficial de la Fundación Nueva Democracia.

Modificado por última vez en Viernes, 05 Octubre 2018 20:30