Telf:(+591)(3) 3353357
Email: info@nuevademocracia.org.bo
C/Velasco N° 700 Edif. La Riva Of. 301
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 636

 El 25 de septiembre de 2011, en circunstancias en que los integrantes de la VIII Marcha Indígena descansaban

 en un campamento cercano a Yucumo (departamento del Beni), alrededor de 500 efectivos policiales cercan a dicho campamento y proceden a golpear, maniatar, y a amordazar con cinta adhesiva a hombres y mujeres indígenas; los policías utilizan una gran cantidad de gases lacrimógenos. Luego de la represión, aproximadamente 540 indígenas fueron  embarcados, por la fuerza, a varios buses sin placa de control y a camionetas de la Policía que los trasladaron a poblaciones aledañas. De estos 540 indígenas, más de 200 fueron llevados y detenidos en el aeropuerto de Rurrenabaque a la espera de ser trasladados, en aviones militares, a destinos desconocidos. Posteriormente, pobladores de dicha población se enfrentan con las fuerzas policiales que los custodiaban,  logran liberar a los indígenas y así evitar su traslado. El proceso para conocer quién dio la orden de tan brutal represión no avanza. El 3 de enero de 2012, la Fiscalía General rechazó dos demandas por genocidio interpuestas, en octubre de 2011, contra las principales autoridades del Estado,  por la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (CIDOB) sin haber realizado ninguna investigación que exculpe a las autoridades señaladas. Lejos de que se le realice una investigación, en septiembre de 2012, el entonces ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, es designado como embajador de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU).

 

 

 
Modificado por última vez en Viernes, 03 Noviembre 2017 20:23