Telf:(+591)(3) 3353357
Email: info@nuevademocracia.org.bo
C/Velasco N° 700 Edif. La Riva Of. 301

La herencia de la Unión Sovietica

La herencia de la Unión Sovietica

Por: Hugo Hinojosa P.

 

En la época de la Unión Soviética, especialmente en la década de 1920, durante el periodo de Lenin, la legislación y los esfuerzos soviéticos en materia sexual se enfocaron en la destrucción de la familia. Para el comunismo la institución familiar es considerada como un resguardo de las personas y sus relaciones más privadas frente a la intromisión del Estado. En consecuencia, la familia como núcleo de la sociedad, es la encargada de enseñar los principios, valores, las costumbres y tradiciones, las creencias religiosas y otras. La familia es un espacio de amplio grado que tiene el individuo de autonomía frente a la esfera política.

En regímenes totalitarios la sociedad civil resulta absorbida por o política invadiendo todos sus espacios, es por este motivo que tienen como principal interés anular estos espacios donde su intromisión no está asegurada.

Respecto a la legalización del aborto en la Unión Soviética, se registró un descenso considerable en la tasa de natalidad. El aborto en aquella época se convirtió en el primer método anticonceptivo. Después de seis años haberse legalizado, se cuadriplicó la cantidad de abortos en la Unión Soviética, se registró un nacimiento por cada tres abortos. Estos datos reflejan que el 80% de las mujeres embarazadas, se sometían a abortos.

La Unión Soviética utilizó tres etapas importantes para determinar el feminismo en la sociedad que tenía como único objetivo eliminar la institución social de la familia: La primera etapa fue la “reivindicación de derechos políticos de la mujeres” o mejor llamada como la etapa sufragista, la segunda etapa denominada como el “feminismo marxista” y la tercer etapa que es la del “feminismo cultural, radical y neomarxista”. Este último es el directo responsable de la expansión de la ideología de género.

Lo curioso de todo esto es que la participación activa de las mujeres en la política y la estructura jerárquica de la Unión Soviética, era casi nula. Con esto queda comprobado que la mujer fue utilizada por el socialismo desde esa época ya que en la realidad no tenían participación en las decisiones políticas.

Para el feminismo radical de la década de 1970, la familia es considerada como la principal institución que reproduce el “patriarcado”, y todas las fuerzas feministas se concentran en eliminar esta institución social del Matrimonio.

En la década de 1970, la escritora feminista canadiense Shulamith Firestone, proponía algunas tareas indispensables para llevar adelante la revolución feminista: el primer punto es la legalización del aborto y eliminar la función reproductiva de la mujer recurriendo a medidas alternativas mediante la tecnología de reproducción artificial, el segundo punto lograr la independencia económica de las mujeres y niños, abandonando la economía capitalista, dependiendo totalmente del Estado y proponía también eliminar las distinciones culturales de género, es decir formar seres asexuales, quizás este último punto se pueda comprobar el porqué se trata de introducir hoy por hoy un idioma “inclusivo”.

Firestone y otras feministas de esa misma época, proponían formar una sociedad socialista, reemplazando las familias por hogares formados por personas que no guarden vinculo consanguíneo, logrando con esto que las relaciones sexuales de las personas de edades dispares sean algo normal, logrando con esto eliminar el concepto de infancia y paternidad. También promovía y recomendaba que sean los mismos padres que inicien la vida sexual de los niños para evitar que crezcan reprimidos sexualmente, promoviendo el incesto como medio para poder eliminar todo vínculo familiar.

Menciono todos estos datos que quizás puedan parecer demasiado raros pero lastimosamente son reales, para demostrar cuáles han sido las bases ideológicas utilizadas por la nueva izquierda mediante los movimientos feministas de los últimos tiempos para reactivar esta falsa “reivindicación de derechos de las mujeres”, promoviendo hoy en día la legalización del aborto.

Estos movimientos utilizan la idea del género como estrategia para destruir la institución de la familia y otras que serían “funcionales al capitalismo”, como ser: la prohibición del incesto, la monogamia, la pedofilia, la heterosexualidad, entre otros. Estos movimientos feministas están encargados de hacer sobrevivir a la izquierda ante los fuertes golpes recibidos  a lo largo de la historia debido a su fracasado discurso económico.

Es bueno recordar que para la creación del Derecho Positivo (reglas o normas de conducta que rigen a la sociedad), siempre se debe tomar como base al Derecho Natural, ya que el Derecho Natural no es otra cosa que las reglas universales inherentes al ser humano, que tienden a la instauración de la justicia en la sociedad. Se dice que para que una norma sea justa debe estar acorde al Derecho Natural, ya que este debe ser la guía para crear el Derecho Positivo. En conclusión, el Derecho Natural es la orientación fundamental hacia el bien inscrita en lo más profundo de nuestro ser, en virtud de la cual tenemos la capacidad de distinguir el bien del mal, y de orientar la propia vida, con libertad y responsabilidad propia, de modo congruente con el bien humano. Por tanto, el Derecho Natural se sobrepone ante el Derecho Positivo, por ser parte indivisible de la libertad de los seres humanos, porque para que una ley sea justa o válida debe tener su fuente en los principios y valores éticos.

Legalizar el aborto no solamente va en contra del Derecho Natural, afecta directamente a los Derechos Humanos y otros Derechos Constitucionales protegidos actualmente por el Derecho Positivo.

 

*La opinión del autor no constituye una posición oficial de la Fundación Nueva Democracia.

 

Modificado por última vez en Miércoles, 27 Junio 2018 00:50