Telf:(+591)(3) 3353357
Email: info@nuevademocracia.org.bo
C/Velasco N° 700 Edif. La Riva Of. 301

La vieja o la nueva izquierda

La vieja o la nueva izquierda

Ante la crisis en la que se encontraba la izquierda en la ausencia de la permanente manutención de la Unión Soviética, se tuvo que acelerar una nueva estrategia para poder subsistir en el tiempo y poder solucionar el vacío que dejaba el entierro del sistema económico socialista ante la caída del muro de Berlín. El entonces alcalde de Berlín, Walter Momper, mencionó en un discurso que la noche que en se derrumbó el muro, el pueblo de Berlín había sido el pueblo más feliz del mundo. El discurso económico del socialismo se habría desmoronado completamente y la credibilidad de estos, corría un serio peligro de extinción.

 

Dada esta dramática situación en la que se encontraba la izquierda, la clase obrera o el proletariado ya no eran su principal razón de lucha, sino que decidieron retomar otros temas como estandarte para poder hacer renacer una “nueva izquierda” como la inclusión o la igualdad, lucha que ya nada tenía que ver con lo pregonado por Marx, sino más bien enfocándose a temas con mayor sensibilidad social como ser: la igualdad de género, feminismo, homosexualismo, aborto, el indigenismo, el ambientalismo y otros temas relacionados con derechos humanos y que tocaba la sensibilidad de la población.

 

 

Es demasiado difícil poder comprender como la izquierda podría sostener esta clase de estandartes o discursos, siendo que el mismo Karl Marx “padre del socialismo”, al enviar una carta dirigida a Engels, haciendo alusión a su camarada socialista francés Lassalle, describía a este de manera racista y discriminatoria burlándose de “la forma de su cráneo, su pelo y a su descendencia de los negros de Egipto”, o mencionar también al mismo Che Guevara,  ícono del socialismo, cuando se refería a los “negros y al poco apego que le tenían al baño” o cuando procedió a ordenar el encarcelamiento de homosexuales.

 

Para la izquierda manipular esta clase de discursos es muy fácil, lastimosamente existe todavía mucha gente que sigue pensando que la solución se encuentra en este sistema de gobierno. El socialismo del siglo XXI se ha convertido en la máxima expresión de la nueva izquierda. Con la creación del foro de Sao Paulo, fundado por Fidel Castro para tratar de dar un aliento al régimen comunista en Cuba tras la caída del muro de Berlín y el descenso de la Unión Soviética, cuya única intención de la creación de este foro, era poder reunir el poder político y económico de los países de Latinoamérica para poder seguir financiando este sistema económico fracasado, logrando mediante una hegemonía cultural, utilizar estos temas que tocan lo más sensible del ser humano, para que la gente siga creyendo en este sistema social y económico.

 

El ser humano al ser racional, tiene la obligación de formar sus propios criterios acerca de la realidad. Actualmente en nuestra sociedad, es muy común ver y escuchar a personas activistas políticos o analistas, tratando de acomodar o rediseñar pensamientos ideológicos fracasados que por su naturaleza han sido mal concebidos, fomentando servilmente estos discursos que benefician a esta nueva izquierda que lo único que pretende es poder subsistir en el tiempo.

 

Es muy necesario conocer la historia para no estar condenados a repetirla, Bolivia se ha caracterizado a lo largo de su historia por tener gente pujante y trabajadora, que lleva la libertad en sus venas y se merece un sistema económico y político capaz de darle mayores oportunidades y libertades de acción a su población, con menos intervencionismo del Estado, para lograr un mejor desarrollo y superar al único gran enemigo que es la pobreza.

 

 

 

*La opinión del autor no constituye una posición oficial de la Fundación Nueva Democracia.

Modificado por última vez en Miércoles, 28 Marzo 2018 05:53