Telf:(+591)(3) 3353357
Email: info@nuevademocracia.org.bo
C/Velasco N° 700 Edif. La Riva Of. 301

Las entrañas del poder

Las entrañas del poder

Por: Susana Seleme

 

“Nadie es más esclavo que el que se tiene por

libre sin serlo.”   -Wolfang von Goethe

Para desgracia de Bolivia, su presidente Evo Morales y su vice AGL son esclavos del poder en busca de su inconstitucional re-re-reelección en 2019. Solo así podrán preservar “su buen vivir” como burgueses que ya son, y proteger sus bienes, empresas y propiedades adquiridos de la “piñata” al Estado y las corporaciones narco-cocaleras. La plata debe estar en bancos de solidas afinidades políticas e ideológicas.

Son esclavos del poder que  quieren y creen eterno. Se sienten el origen y el centro de todas las cosas. Andan cargados de odios e impulsos vengativos, pero también hambrientos de halagos y reconocimientos porque son narcisistas. Tienen escasa prudencia al hablar, mienten sin pudor y son adictos a transgredir los límites impuestos por las leyes y normas del Estado de Derecho. Quieren la guerra, no la paz.

Solo así se explica, entre otras variables nada menores, que el Vice diga que Morales es “Cristo resucitado…Evo es la resurrección del pueblo indígena”.(eju.tv Amílcar Barral). Temeraria aseveración. Es la mentira y el engaño con fines políticos.

Bien se sabe que ningún régimen desaparece, sin que estén dadas las condiciones para ser sustituido por otro. En Bolivia como en todo el mundo, el cambio es producto de una construcción-aproximación de pasos sucesivos, sus contextos, causas y efectos; articulación, sumas y restas de todo orden, en un determinado tiempo. Se construye con espontaniedad de las masas o con dirección política consciente, y está sustentada por las relaciones de poder entre quienes lo ejercen despóticamente y entre quienes lo rechazan. Entre los de arriba que pretenden la "homogenizacón de la sociedad" como Bolivia, frente a los de abajo que son y se saben diversos y diferentes.

 
La contradicción: democracia vs. Dictadura

 

De la contradicción surgen las resistencias y sus luchas multiformes.  En ese campo, hace dos años, se inserta el referéndum del 21 F de 2016 de carácter vinculante y obligatorio que dijo NO a la cuarta reelección de la dupla esclava del poder, que desconoce la independencia de poderes. Tanto, que obligó a los magistrados del Tribunal Constitucional (TC) a violar la Constitución, desconocer el 21F y habilitar a Morales-García Linera a su RE-RE-RE-RE.  El argumento fue tan chapucero como audaz: “el derecho humano” de Morales a convertirse en “presidente indefinido”, bajo la antojadiza interpretación del Art. 23 de la Convención de DDHH de San José, Costa Rica.

Luego vino la aprobación del nuevo Código del Sistema Penal que criminaliza la sociedad con la intención de tenerla bajó su dominación sin concesiones. Fue el destape para la lúcida rebelión de los médicos, con 47 días de huelga, contra el ART. 205 que los trata como desalmados delincuentes. Ellos tienen nuestro mayor respeto social porque nos abrieron los ojos frente a otro atentado a derechos civiles y políticos.

Al calor de las articulaciones, las sumas y las restas, de fines de 2017 llegó la elección de nuevos magistrados del TC. Ante el copamiento aparentemente legal vía voto del Poder Judicial, esta vez, como en la primera, 2011, el nulo le ganó al válido.

Esa clase media consciente tomó las calles, a la que se sumarían los trabajadores de salud del sector público y privado, gremialistas, transportistas, fabriles, universitarios, plataformas juveniles ya activas en la defensa del 21F, amén de grupos de mujeres combativas y valientes interpeladoras del  poder centralista y a los demás. 

La derogación del 205 y de otro artículo del Código solo pretendió asegurar el paso del Rally Dakar. Pero no fue suficiente: el régimen ha perdido credibilidad y aunque “le meta nomás” todos los sectores siguen manifestándose con paros, huelgas y marchas, exigiendo respeto al 21 F, rechazo al fallo del TC y la abrogación total del Código.

Hay restas como el Dakar: fue un varapalo. Hubo bloqueos, gasificaciones, represión, y también la suma de un respetuoso y sereno corredor cruceño de cuadratracks, Leonardo Martínez. Desde el podio, a la llegada a La Paz, Martínez le pidió a la dupla de marras respetar el 21F y la Constitución, así como él respeta a las normas del Dakar. Él es el único corredor boliviano, que ganó un Primer Premio en su categoría. Tiene ese y otro mayor: su vocación democrática y la admiración de Bolivia toda.  

La masiva interpelación al poder es un hecho real. Hay quienes desean un remate estatal ahora mismo: sacar, tumbar a Morales y compañía ya. No es ese el camino. Debe cumplir los tiempos constitucionales y terminar su mandato en 2019. Hasta entonces, la sociedad boliviana debe seguir la lucha de manera multiforme. Y debe “robarles el alma”, como el Vice quiere ‘robársela’ a la clase media, desprestigiándola, humillándola, maltratándola económicamente, debilitando su cultura.  Robarles el alma a estos esclavos del poder, es desnudar las entrañas de su poder y sacarlos del poder con nuestro voto democrático y libre.

(Continuará)

*La opinión del autor no constituye una posición oficial de la Fundación Nueva Democracia.

 

 
Modificado por última vez en Martes, 23 Enero 2018 20:23