Telf:(+591)(3) 3353357
Email: info@nuevademocracia.org.bo
C/Velasco N° 700 Edif. La Riva Of. 301

Libertad negativa y libertad positiva

Libertad negativa y libertad positiva

Por: Hugo Hinojosa Pelaez

Esta distinción del pensamiento filosófico de libertad, fue expuesto por el historiador y filósofo Isaiah Berlin en su ensayo “Dos conceptos de Libertad” en el año 1958, en el cual marca la diferencia entre uno y otro tipo de libertad indicando que; se entiende como libertad negativa, a la libertad como no interferencia en el actuar del ser humano, el cual está plenamente libre perseguir sus fines y objetivos sin ser impedidos por coacción arbitraria por parte terceros. No se puede hablar de libertad negativa cuando un ladrón dice que se robó un automóvil porque estaba ejerciendo su libertad, ya que este primer concepto de libertad es entendido como límites a la conducta de otros, indica que cuando se agrede la libertad de otros ya no se estaría ejerciendo la libertad negativa, ya que los derechos y libertades del individuo terminan cuando comienzan los derechos y las libertades de las demás personas.

Por otra parte, indica que la libertad positiva, es aquella en la cual una persona puede ejercer su libertad siempre y cuando pueda conseguir efectivamente todo lo que se ha propuesto y todo lo que le impida a las personas  ejercerla es una afectación o impedimento a la libertad. Se entiende la libertad positiva a la capacidad efectiva que tiene el ser humano de ejercer por su propia voluntad y determinación su accionar.

La diferencia entre libertad negativa y la libertad positiva es que la libertad negativa implica ausencia de coacción arbitraria, en cambio con la libertad positiva, se puede conseguir efectivamente el fin que el individuo se propuso. La libertad negativa podría malinterpretarse como una libertad meramente formal y utópica. Sin embargo, para que  el ser humano pueda ejercer libertad positiva, necesariamente requiere de ciertos instrumentos para poder cumplir efectivamente sus fines y objetivos. Para la libertad positiva, estos instrumentos necesarios para el ejercicio de la libertad debe proveerlos el Estado como ser, salud, educación, etc. Por ejemplo, la libertad negativa indica que todas las personas tienen la libertad de poder ir a una universidad privada y estudiar la carrera profesional de su libre elección, siempre y cuando esté libre de interferencias o coacción arbitraria por aparte de terceros, obviamente esto significa que si se tiene la libertad de poder elegir la universidad donde se quiere estudiar, también se necesita disponer del dinero suficiente para poder pagar los gastos universitarios. Por otra parte, el derecho positivo dice que no servirá de nada tener libertad de poder ir a una universidad privada y estudiar, si no se tienen los recursos para poder pagarla, es decir, no se puede efectivamente cumplir con los fines y objetivos que se han propuesto y para esto la libertad positiva requiere que sea el Estado, providencialmente el que provea de ciertos instrumentos para poder ejercer plenamente la libertad.

Berlin indicaba que el concepto de libertad positiva era un fundamento utilizado con mucha frecuencia por gobiernos totalitarios, ya que estos decidían que instrumentos eran necesarios para que el ser humano pueda ejercer efectivamente su libertad. En vez de que el Estado sea defensor de la libertad negativa, garantizando los Derechos Fundamentales de las personas, reconocidos en las constituciones de los países, se convertían en un agresor de ella, ya que por propia determinación decidían que era bueno o malo para las personas, comenzaba a decidir por las personas obligándolos coercitivamente y arbitrariamente, interfiriendo permanentemente en su diario actuar. No es lo mismo decir que todas las personas tienen el derecho de perseguir sus fines con sus propios medios, a decir que tengo un derecho efectivo a conseguir estos propósitos porque si tengo derecho efectivo, entonces necesariamente se tiene que instrumentar y utilizar a otros arbitrariamente para poder satisfacer estos derechos.

 

Todas las personas quieren verse libres de restricciones en su diario vivir, sin embargo reconocen que se necesita de un orden para poder vivir en sociedad. A medida que el Estado va asumiendo un rol más intenso en la parte política de la vida de las personas, también asume poder sobre sus asuntos personales. Recuperar el Estado de Derecho, en el cual los actos del Estado estén sometidos plenamente a la Constitución Política del Estado y el respeto absoluto a los Derechos Fundamentales de las personas, es una tarea pendiente que tenemos todos los Bolivianos para poder ejercer plenamente nuestros derechos y libertades, garantizando a las personas su prosperidad y el cumplimiento de sus objetivos para poder vivir en comunidad.

 

*La opinión del autor no constituye una posición oficial de la Fundación Nueva Democracia.

Modificado por última vez en Jueves, 07 Diciembre 2017 13:51