Telf:(+591)(3) 3353357
Email: info@nuevademocracia.org.bo
C/Velasco N° 700 Edif. La Riva Of. 301

Los abusos de la democracia

Los abusos de la democracia

 

Por: Javier Paz Garcia

Quienes nos indignamos ante el atropello que quiere cometer Evo Morales debemos recordar que ya hizo algo similar. La vigente Constitución Política del Estado dice textualmente en el inciso dos de la primera disposición transitoria que “los mandatos anteriores a la vigencia de esta Constitución serán tomados en cuenta a los efectos del cómputo de los nuevos periodos de funciones”. Es decir que según la Constitución, Evo Morales no podría haberse postulado para el tercer mandato que ya está cumpliendo, pero lo hizo y ganó y fungió. Tenemos que aceptar que el actual periodo ya es inconstitucional ¿Y quién le puede reclamar si el resultado fue democrático y permitido por el Tribunal Constitucional? El mismo Tribunal Constitucional ahora debe decidir si Evo Morales puede postularse hasta el fin de sus días; el mismo Tribunal Constitucional que, a solicitud del jefazo, puede hacer no solo que 2 2 sea 5, sino que hoy sea 5 y mañana 22 y pasado mañana 3. También se valió del pueblo que refrendó esa inconstitucionalidad.

 

La gente tiende a pensar que todo lo que tiene la aprobación de la mayoría es legítimo por ser democrático. No es así. Hugo Chávez en Venezuela confiscó el fruto del trabajo a cientos de personas, con el aplauso de sus acólitos y la aprobación de la mayoría del pueblo venezolano. Y también mató e injustamente encarceló gente y siguió ganando elecciones. La democracia en su significado más primitivo, el Gobierno de la mayoría, no tiene por qué ser constitucional, ni respetar los derechos humanos, ni gobernar con sabiduría. La mayoría puede circunstancialmente aprobar el robo y ampararse en la ley, y eso no deja de ser robo. Hitler conculcó los derechos de los judíos alemanes con la anuencia de la mayoría de los alemanes e invadió Checoslovaquia, Austria, Polonia y Francia logrando la jubilosa aprobación de su pueblo. 

 

Una decisión no es justa simplemente por tener el apoyo de la mayoría. Por ello la justicia no se basa en la opinión de la mayoría, sino en la ley. Por ello, no solo aplaudimos la convivencia de un Estado democrático, sino también de un Estado de derecho, donde todos, incluidos los gobernantes, estamos sometidos al imperio de las leyes. ¿Pero si romper la ley es legítimo por tener el apoyo de la mayoría…?

 

 

Modificado por última vez en Martes, 10 Octubre 2017 19:29