Telf:(+591)(3) 3353357
Email: info@nuevademocracia.org.bo
C/Velasco N° 700 Edif. La Riva Of. 301

Feminismo el disfraz de la nueva izquierda

Feminismo el disfraz de la nueva izquierda

Por: Franco Posanski

 

La primera ola tuvo sus orígenes en el renacimiento siendo sus principales exponentes: Olympe de Gouges,Christine de, Poullain de la, entre otros, esta primer ola tuvo un impacto en el marco de las revoluciones burguesas en: Inglaterra, estados unidos, y francia, con la intención de la incorporación de las mujeres en el mundo académico, buscando así la igualdad ante la ley y el acceso a la ciudadanía para las mujeres. Podríamos decir que esta primera ola fue formada por teorías liberales.

La segunda ola fue fuertemente impulsada por las teorías de Friedrich Engels principalmente las de su libro “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado”, en el cual expone que “En la familia el hombre es el burgués y la mujer el proletariado”, así fundamentando esta segunda ola en el marxismo ya que tendía un puente entre la lucha de clases y la lucha de sexo por lo cual la mujer tendría que subordinarse a la lucha del obrero para así poder liberarse del patriarcado. Esta ola fracaso muy rápido debido a la experiencia que se tenía sobre la revolución de la unión soviética, ya que en esta la mujer en lugar de gozar de una mayor libertad sufrió muchas más restricciones de las que ya tenía antes.

La tercera ola nace en occidente impulsada por Simone de Beauvoir la cual plasma en su libro “El segundo sexo” con la frace “no se nace mujer llega uno a serlo” con lo que aparece el fundamento ideológico de lo que hoy conocemos como la ideología de género. En esta tercer ola es donde surge un ruptura en el feminismo ya que este se radicaliza y se lo podría denominar como un Hembrismo ya que comienzan a aparecer teóricas feministas como: Monique Wittig la cual dice “En verdad, la mujer no existe” o Judith Butler que sostiene que “El sexo siempre fue género”, y aquí es donde podemos ver que el “feminismo” ya no busca una incorporación de la mujer en la sociedad si no que más bien está basado en un odio hacia el hombre.

Y es en estas dos últimas olas en las cuales podemos apreciar que el feminismo y la teoría de genero se están manifestando como un adoctrinamiento de izquierda ya prácticamente se ha vuelto en una lucha de clases sustituyendo a los burgueses con los hombres y a los proletariados por las mujeres como la clase obrera oprimida, tal como retrata el libro de Karl Marx “manifiesto comunista”. Así es como mientras que Marx tenía como enemigo a los burgueses, y su principal objetivo era destruir a en lugar de obtener una igualdad, en estos días podemos ver que está sucediendo lo mismo con algunos movimientos feministas los cuales tienen como enemigos a los hombres y están ocasionando una distorsión de las verdaderas razones y valores por lo que comenzaron, ya que en la década del 60 estos movimientos luchaban por la libertad y derecho de las mujeres, pero una vez consiguieron esta libertades, estos movimientos al parecer han distorsionado el significado de libertad ya que exigen libertades pero a su vez exigen que estas libertades vengan acompañadas por una protección de parte del estado.

Y es ahí donde los nuevos movimientos feministas cometen el error de no tener en cuenta de que al ser “libres” pasan a sufrir los mismos problemas que tiene cualquier hombre ya sea en el ámbito laboral, social, económico, político, etc. Y es ahí donde los verdaderos movimientos feministas tienen que demostrar que las mujeres son capaces e incluso mejores que los hombres y que no están donde están por que una hay una ley que las puso ahí sino porque gracias a su esfuerzo merecen estar ahí.

 

*La opinión del autor no constituye una posición oficial de la Fundación Nueva Democracia.