Telf:(+591)(3) 3353357
Email: info@nuevademocracia.org.bo
C/Velasco N° 700 Edif. La Riva Of. 301

Monopolio de la Caridad

En la medida en que cada individuo descansa en el asistencialismo del Estado, abandona su responsabilidad sobre la suerte y el bienestar de sus semejantes. Wilhelm von Humboldt 1792.

¿Cuán eficiente es el estado en la ayuda pública?

El Estado es la institución con menor eficiencia para la ayuda pública, siendo que el mismo busca generar un monopolio de la caridad para evitar que la iniciativa privada le quite posibles votantes por sus acciones, tenemos el claro ejemplo dentro de Bolivia con la LEY No 3460 donde prohíbe la donación de fórmulas infantiles a menos que tenga la aprobación del Ministerio de Salud, un caso de debería alarmarnos debido a lo útiles que pueden ser las fórmulas para el desarrollo de niños que no cuentan con la leche materna como ser los que habitan en los orfanatos. Otro caso de deficiencia estatal lo tenemos en uno de los países que tienen una buena estructura de sus instituciones Estados Unidos de América, esta nación en el año 1965 declaro “La guerra contra la pobreza” donde gasto 5,4 billones para ayudar al sector más empobrecido, los resultados no fueron favorables, el estudio de referencia a este programa demostró que solo llegaban 70 centavos de dólar a los beneficiarios y el gobierno retenía 30 dólares de cada uno de ellos. El gasto de este programa supero a la cantidad de dinero usado en la segunda guerra mundial, mostrando que incluso un país con unas bases institucionales tan fuerte no es capaz de ayudar a la gente pobre.

¿Quién debe hacerlo?

La iniciativa privada es quien siempre se encargó a la defensa de los más necesitados, tenemos casos claros como de las iglesias quienes tienen hogares de acogida o comedores comunales para las personas que no tienen el dinero suficiente para su alimentación, observamos incontables fundaciones que se encargaron de llevar los servicios básicos a los lugares que los necesitaban y además encontramos a varios benefactores que ayudan a los niños a tener una educación de calidad. No solo la iniciativa privada se encarga de una forma efectiva de los actos de benevolencia para el prójimo, vemos que son más eficientes que el gobierno en las políticas públicas, tenemos el caso de Domino’s Pizza en Estados Unidos quienes arreglaron varias calles del país para evitar que su producto sea maltratado cuando sus motocicletas se encargan del delivery. Tenemos varios casos interesante que nos muestran como los privados ayudamos al desarrollo de la sociedad en el libro “En defensa de los más necesitados” de Alberto Benegas Lynch y Martin Krause.

¿Qué debemos exigir?

Debemos exigir una reducción considerable de los programas sociales, una reducción considerable del estado en la generación de políticas públicas para que con el dinero que no sea tomado de nuestros bolsillos por medio del impuesto, los privados podamos invertirlo en la cooperación real al prójimo, medidas que incluso ayudaran a reducir la corrupción. Defendamos la libertad de ayudar a los necesitados.