Telf:(+591)(3) 3353357
Email: info@nuevademocracia.org.bo
C/Velasco N° 700 Edif. La Riva Of. 301

Brecha Salarial

Si definimos la equidad de género, podemos hacer referencia a la misma como la búsqueda de oportunidades e igual apreciación de dignidad tanto para los hombres como para las mujeres independientemente de sus diferencias biológicas. Ahora bien entendiendo su significado, también cabe resaltar que dentro de este se encuentra puesto a debate la brecha salarial que nació por movilizaciones alrededor del mundo pero que presenciamos su mayor furor en Argentina y España. Un dato interesante es del Secretario General de España, Pedro Sánchez, que en diferentes conferencias de prensa expresó en su país existía una diferenciación de pago por género de 24%, 27% y hasta 30% por el mismo trabajo. Sin embargo si se revisan los datos de la INE, efectivamente hay una diferenciación de 24% pero no por el mismo trabajo, el dato no es específico sino global. Desglosando por qué así las estadísticas podemos encontrar que por misma jornada laboral completa la diferencia es un 13% menos para la mujer y por jornada laboral incompleta la diferencia es de un 4% menos para la mujer, profundizando en paga por mismo trabajo, detectamos que en comercio la diferencia es de un 3% menos para la mujer, en oficina 1% más para la mujer y en direcciones o gerencias la diferencia es un 23% menos para la mujer. Entonces visualizamos que aunque los datos si muestran una diferenciación esta no es tan marcada como usualmente se disipan por las redes sociales. Bolivia también tiene estadísticas, según concluye el estudio del INE, los trabajadores del país perciben en general una media salarial de Bs 6.897 y las trabajadoras de Bs 5.675, es decir, el 21,5% menos de remuneración. Específicamente en gerentes y administradores de 42,2%, en otros obreros de 28%, en profesionales de 26,02%, en otros profesionales de 11,8% y en otros empleados de 8,9%, como se puede apreciar a mayor jerarquía mayor brecha esto se puede dar por muchos factores pero uno de ellos es el rol que cumple la mujer en el hogar, ya sea porque existe una mayor afinidad por la gestación de 9 meses o porque socioculturalmente así ha sido aceptado. Sin embargo jurídicamente hablando en nuestro país la mujer debe trabajar 40hr/semana a diferencia del hombre que debe trabajar 48hr/semana, a simple vista aunque parece un beneficio cuando el empleador dispone a elegir a alguno no le importará tanto el género sino quien puede ser más útil en la fuente laboral aunque esta figura es mínima porque el mercado formal así lo es, no deja de llamar la atención las diferencias laborales. En conclusión, existe brecha salarial pero en nuestro diario vivir la misma puede ser exagerada o distorsionada como así se demostró en el caso español. Por otro lado si se busca equidad de género que tanto se pregona también es imperativo revisar este tipo de normas que aunque a simple vista parecen ventajas no logran más que el opuesto.