Telf:(+591)(3) 3353357
Email: info@nuevademocracia.org.bo
C/Velasco N° 700 Edif. La Riva Of. 301

La falacia del neoliberalismo en Bolivia

La falacia del neoliberalismo en Bolivia

Por: Sara Urquizu

 

El neoliberalismo es una palabra bastante utilizada en la coyuntura política del siglo XXI y un término que aún resuena en las más profundas quejas de los gobiernos que viven del pasado, los cuales culpan a los “neoliberales” aun de problemas que su propia ideología de izquierda socialista ha provocado. 

Cabe admitir que, dentro de todas las mentiras que nos pregonan muchos políticos del presente, que el liberalismo (como ideología) haya existido en Bolivia es quizá una de las más ocurrentes, ya que, en realidad estos gobiernos no fueron realmente gobiernos liberales ni mucho menos nuevos liberales en el estricto sentido de la palabra. Una tergiversación de la realidad que honestamente es tan absurda como que la gente sostenga que un río es lo mismo que un mar hasta que, de hecho, terminen creyendo que el río es mar. Uno de los factores por los que sucede esto es debido a que no se conocen los conceptos verdaderos y en realidad (siguiendo el ejemplo) las personas no saben qué es un mar, por eso suelen confundir y repetir lo que la mayoría cree que es. Lo mismo sucede con el “neoliberalismo” en Bolivia, las personas no conocen los orígenes de este término, ni su definición, ni sus características y por eso le llaman neoliberalismo a lo que en realidad es socialismo y que está muy alejado de  los principios del liberalismo.

Para sostener la conjetura primero hay que reconocer cuáles fueron los supuestos gobiernos neoliberales que hubieron en Bolivia, empezando en 1985 con el gobierno de Víctor Paz Estenssoro, continuando con el de Jaime Paz Zamora, Gonzalo Sánchez de Lozada (Goni) en dos gestiones, Hugo Banzer Suárez, Jorge (Tuto) Quiroga y terminando con la asunción de Carlos Mesa, ya que bien sabemos, el siguiente gobierno fue el de Evo Morales Ayma en el 2005, el cual por evidentes razones no encaja en esta agrupación.

Estos gobiernos no fueron “neoliberales” por dos malentendidos que se procederá a explicar. Primero, que el neoliberalismo es una categorización que los historiadores le dan a un periodo de tiempo, después de la Segunda Guerra Mundial y sobre todo por la década de los 70`s y 80`s, el cual surge principalmente en Europa Occidental, donde se denomina neoliberales a gobiernos que fueron socialdemócratas. Entonces si no se tiene claro lo anteriormente mencionado, se tiende a concebir el neoliberalismo como si fuera el resurgimiento de los principios del liberalismo. Y en segundo lugar, suponiendo que el neoliberalismo tiene la esencia del liberalismo, se da en confundir las políticas que aplicaron estos gobiernos mal llamados neoliberales con políticas que aplicarían gobiernos verdaderamente liberales. Entonces en muchos países y sobre todo en Bolivia que es lo que nos concierne, esto fue solamente un engaño o un malentendido.

Por lo tanto, basándonos en las políticas y medidas que emplearon estos gobiernos se puede contemplar que no hubo políticas de tinte liberal en el país, esto es sencillamente una falacia. Debido a  que, entre otras medidas, estos gobiernos emplearon un sistema de regulación estatal que no dio espacio al libre mercado; capitalizaron empresas estatales pero solo privatizaron algunas de ellas, que ni siquiera eran estratégicas; no dieron apertura al mercado internacional, ya que se caracterizaron por ser partidos de gobierno con un tinte nacionalista fuertemente marcado;  tampoco disminuyeron los aranceles a inversiones extranjeras y los precios del mercado estuvieron siempre regulados. Por lo tanto se puede concluir que en el país no fallaron las políticas liberales (mal llamadas neoliberales) ya que nunca se aplicaron ciertamente los principios que tanto amparamos los defensores de la libertad y que deberíamos reflexionar como sociedad y tomarlos en cuenta para llevar a cabo políticas eficientes en Bolivia, que vayan de la mano con el crecimiento, el desarrollo y el progreso.



*La opinión del autor es personal y no constituye una posición oficial de la Fundación Nueva Democracia.